ESTO ES "NUESTRA ONDA"

Presentación

SOCIEDADES Y CULTURAS

Sociedades y Culturas. Espacio dedicado al estudio de otras sociedades y culturas lejanas en el tiempo y/o en el espacio

Pájaros prohibidos




Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen en la entrada a la cárcel.

El domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el domingo pasa. Didashkó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en la copa de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

—¿Son naranjas? ¿qué frutas son?

La niña lo hace callar:

—Ssssshhhh.

Y en secreto le explica:

—Bobo, ¿no ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.




"El orden de las páginas"

Un cuento africano





Un peul y un bambara, que compartían la misma celda, se enteraron a través del guardián de que por orden del rey uno de ellos sería castrado y el otro decapitado.

El peul, más astuto que el bambara, empezó a quejarse de inmediato, gritando que le dolían los testículos, que le dolían mucho y que pedía un alivio. Gritó tan fuerte que el guardián fue corriendo, armado con un sable afilado, y le desembarazó de los dos objetos de su dolor. El peul sufrió muchísimo el resto de la noche, pero en el fondo de sí mismo estaba contento por haber salvado la cabeza.

A su lado, el bambara dormía profundamente.

Por la mañana el rey los hizo llamar y les anunció que eran libres. Su castigo había sido levantado.

El peul se lanzó a una serie de imprecaciones y lamentaciones:

-¡El bambara ha salvado la vida -gritaba- y yo he perdido mis testículos!

-Nunca hay que leer la página cinco antes de la página cuatro -le dijo el rey.


Las mujeres en la antigüedad. 



En las sociedades antiguas, las mujeres siempre fueron consideradas inferiores a los hombres. 

La situación de la mujer egipcia era distinta según la clase social a la que perteneciera. Mientras las mujeres de clases humildes elaboraban cerveza, trabajaban en el campo o en fabricación de telas, las de clases altas se ocupaban de sus hijos y de la casa.

La condición social de las mujeres en la Grecia antigua se limitaba a obedecer al padre o al marido. Ya fueran libres o esclavas, carecían de derechos. Sin embargo, realizaban tareas de todo tipo. Así, además del cuidado de los hijos y el hogar, se dedicaban a las tareas agrícolas, y eran nodrizas, comadronas o vendedoras.

Las mujeres de la antigua Roma estaban sometidas a la voluntad del paterfamilias (padre de familia). Sin embargo, a diferencia de la mujer griega, la romana sí podía salir de casa, y acudir a diferentes eventos y festividades, aunque tampoco gozaban de derechos políticos.




DERECHOS HUMANOS





Aquí os presentamos nuestra versión de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en lengua de signos española (LSE)

Esparamos que os guste.








Vivir sin miedo



“Operación de rescate”. Massimo Sestini


Bienvenidos a "Sin miedo a vivir", espacio de encuentro para mirar y descubrir éste y otros mundos posibles. Todo el mundo es bienvenido.











No hay comentarios:

Publicar un comentario